Pisos gordos o plataformas: la alternativa cómoda a los stilettos

Las plataformas o pisos gordos son zapatos que tienen suelas más gruesas de lo normal. La principal diferencia entre los zapatos de tacón alto y las plataformas, es que las plataformas tienen una altura más pareja a lo largo del zapato, mientras que los tacones altos le imponen al pie un ángulo que, dependiendo de la altura del tacón, puede llegar a causar dolores e incluso problemas de salud, cuando se usan por periodos largos de tiempo.
Hay evidencias del uso de zapatos con plataformas desde la antigua Grecia, dónde algunos personajes teatrales las usaban para papeles que requerían estatura. Fue en los años 70 y 80 cuando realmente ganaron popularidad al ser usados por músicos pop de rock, funk y disco. Muy pronto los fans seguían la tendencia de sus ídolos y adoptaron la moda de los zapatos con plataforma.
Hoy en día se puede encontrar versiones con plataformas de casi cualquier tipo de zapato y se han convertido en los favoritos de muchas mujeres pues ofrecen los beneficios visuales y anímicos de los zapatos de tacón alto, sin los riesgos y el esfuerzo que implica caminar en stilettos. Si las plataformas son muy altas no es recomendable usarlas por periodos largos de tiempo, ni manejar automóviles pues es difícil medir la fuerza que se le imprime a los pedales cuando se lleva este tipo de zapato.
La recomendación, si quieres llevar plataformas altas por periodos largos de tiempo, es alternar su uso con zapatos sin tacón como unas Pretty Ballerinas.
Share this post



Deja un comentario