GUÍA PRÁCTICA PARA COMPRAR ZAPATOS

Comprar zapatos es considerado por muchos como una actividad divertida e incluso terapéutica, pero para algunos es un momento definitivo que incluso puede llegar a generar ansiedad. En esta guía encuentras algunos elementos para tener en cuenta a la hora de salir a comprar zapatos, ya sea por necesidad o por placer, eliminando los riesgos que te pueden generar ansiedad para que sea una actividad placentera, de indulgencia.

1Lo primero que debes tener claro es el uso que le vas a dar a tus nuevos zapatos.
1.Quieres nuevos zapatos para ir a la oficina? Necesitas zapatos para caminar en la ciudad? Necesitas unos zapatos para una fiesta de gala? Por ejemplo, si vas a comprar zapatos para caminar, debes elegir unos zapatos livianos, flexibles y respirables y con talón confortable.

2. Es importante identificar si tus pies tienen necesidades especiales. Por ejemplo,los pies planos necesitan control en el tacón y más soporte, y los pies con arcos pronunciados necesitan piso acolchado y absorción de golpe y ambas condiciones se pueden aliviar con las plantillas adecuadas.

3.Pídele a alguien que tenga experiencia comprando zapatos y que conozca tus gustos, que te acompañe. Si tienes dudas en el proceso, puedes pedir su opinión.

4. Lleva un par de medias limpias del mismo tipo que usarías con los zapatos que estas buscando.

5. Espera las últimas horas de la tarde para medirte zapatos, cuando tus pies se han expandido al máximo.

6. Al medirte un par de zapatos:

  • Pruébate los dos zapatos.
  • Amárrate los zapatos, si son de amarrar.
  • Párate firmemente, repartiendo el peso de tu cuerpo en ambos pies.
  • Agáchate y presiona la punta del zapato con tus dedos para verificar que tu
    pie tenga al menos un centímetro para moverse al caminar.
  • Camina algunos pasos para determinar como se sienten los zapatos.
  • Asegúrate de que se sientan firmes y seguros, pero no apretados.

7. No compres zapatos pensando que van a ceder. Compra zapatos que te queden bien desde el principio.

8. Si es posible, da algunos pasos en piso duro y otros en tapete, para comprobar como se comportan los zapatos en diferentes pisos.

9. Examina con tus manos y tus pies el interior de los zapatos para comprobar que no tengan costuras o bordes que puedan hacerle daño a tus pies.

10. Verifica la calidad de las suelas. Asegúrate de que sean livianas y flexibles, pero fuertes para proteger tus pies de objetos cortantes o puntudos que pueda haber en el piso.

11. Debes poder doblar el zapato con tus manos hasta el mismo ángulo que hacen tus pies al caminar.

 

Share this post
  , , ,


Deja un comentario